Sitio de Sanofi México para periodistas
Últimas Noticias »

Dengue

2017 08 25

 

Dengue: Latinoamérica aún en riesgo de la enfermedad transmitida por mosquito que ya puede ser prevenida

›          90% de los casos registrados en México y Brasi[1] ocurren en el grupo de 10 años de edad en adelante.

›          La Organización Mundial de Salud, (OMS), recomienda mejorar la salud pública introduciendo la vacuna del dengue en los países con alto índice de dengue.

Casi 2.3 millones de personas padecieron dengue en 2016 en Latinoamérica. Al día de hoy aún no existe un tratamiento específico[ii] para la enfermedad del dengue, lo que provoca miedo y ansiedad en comunidades enteras[iii] durante la temporada de brotes.

“Debido al número de personas que padece dengue cada año, es necesario tomar acciones preventivas en las zonas endémicas antes de la temporada de lluvias, lo cual es posible”, explicó el Dr. César Mascareñas, Director Médico Global para Dengue de Sanofi Pasteur.

Brasil concentra el 65% de los casos reportados en la región, pero también hay cientos de miles de casos en otros países: México, Colombia, Paraguay, Perú y los países de Centroamérica y el Caribe. Los registros indican que en México y en Brasil[iv] el 90% de los casos ocurren en el grupo de 10 años de edad en adelante.

El dengue es también conocido como “la fiebre rompe huesos”, ya que el virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti provoca una enfermedad muy dolorosa y las complicaciones en su forma más grave pueden llevar a la hospitalización e incluso muerte de los pacientes[v].

Si bien varios países de Latinoamérica han reportado una disminución en el número de casos de dengue en este año, existen casos como el de Perú, donde recientemente el gobierno declaró emergencia sanitaria en seis regiones del país por un brote epidémico que cobró la vida de casi 50 personas en el estado de Piura.

 “El dengue es una enfermedad transmitida por un vector que ha ido en crecimiento a nivel mundial y hay factores que favorecen la transmisión, como son: el hacinamiento, el incremento del vector por mal tratamiento de objetos que puedan contener y almacenar agua de lluvia, las altas temperaturas que se presentan en los climas tropicales y la facilidad de desplazamiento de personas a nivel mundial que existe hoy en día”, expuso el Dr. Mascareñas. 

El dengue está presente en 128 países del mundo y a pesar de las medidas de prevención para controlar el vector, su incidencia ha aumentado 30 veces durante los últimos 50 años. De acuerdo con la OMS, se estima que se infectan 390 millones de personas al año, de las cuales 96 millones llegan a desarrollar síntomas y de estas casi medio millón de personas llegan a requerir hospitalización por dengue[vi], lo que equivale a llenar hasta cinco veces los principales estadios de fútbol de la región.

El Dr. Mascareñas refiere que debido a los síntomas que presenta una persona infectada con el virus, en promedio pierde seis días de trabajo o escuela[vii] durante la fase aguda. Sin embargo, el periodo de recuperación llega a ser hasta de seis meses y durante este tiempo el paciente puede presentar síntomas post-infecciosos como agotamiento grave y debilidad[viii],[ix] ,[x] lo que afecta su calidad de vida. En el continente americano, se estima que el costo anual del dengue, incluidas las pérdidas por falta de productividad, ascienden a 1,700 millones de dólares.[xi]

Si bien no existe un tratamiento específico para esta enfermedad, sí hay recomendaciones para mitigar los riesgos de brotes de dengue en las zonas endémicas, de acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Prevenir el dengue

La OMS publicó una serie de recomendaciones para prevenir la transmisión del virus del dengue, que incluye controlar a los mosquitos y sus picaduras, así como la introducción de la vacuna[xii] en los países donde los datos de salud pública indiquen una elevada incidencia de la enfermedad.

La primera y única vacuna contra los cuatro serotipos del dengue llegó al mundo en el 2015, fue aprobada y registrada en México siendo este país el segundo con el mayor número de casos en América Latina.

“Los resultados de los estudios clínicos que se llevaron a cabo en todo el mundo demostraron que la vacuna es eficaz para prevenir la enfermedad grave y las hospitalizaciones en la población mayor de 9 años de edad”, explicó el Dr. Mascareñas. En México la vacuna está indicada para pacientes de 9 a 45 años de edad.

Los programas de vacunación tienen el propósito de reducir la carga de la enfermedad en un 50% en un periodo de 5 años[xiii] por lo que implementar programas de inmunización en las zonas endémicas de América Latina es de gran importancia para controlar esta enfermedad.

Al día de hoy el estado de Paraná en Brasil se ha colocado como pionero en la lucha contra el dengue en América Latina, pues implementó el primer programa público de vacunación en agosto de 2016. La tercera dosis de esa campaña, será aplicada en septiembre y octubre de 2017.

La meta inicual del estado Paraná era vacunar 500,000 personas, y reportó que el programa alcanzó una cobertura del 60% de la primera dosis aplicada.

La vacunación ha demostrado ser una medida efectiva para proteger la salud pública. Gracias a las vacunas, Latinoamérica ha logrado erradicar al menos cinco enfermedades en las últimas décadas: sarampión, poliomielitis, rubeóla, rubeóla congénita y viruela.

“Sabemos que será una larga lucha contra el dengue, pero seguiremos trabajando por un mundo en el que nadie sufra o muera por una enfermedad prevenible con la vacunación”, concluyó el Dr. Mascareñas.



 

Jackson N. et al « Recent scientific and clinical advances in Sanofi Pasteur’s Dengue Vaccine Program » ASTMH 64th Annual Meeting October 25-29, 2015. Philadelphia, PA, USA.

[ii] Wilder-Smith, et al. Dengue Tools: innovative tools and strategies for the surveillance and control of dengue. Global Health Action. 2012.5

[iii] Douglas DL et al. Will dengue vaccines be used in the public sector and ifo, how? Findings from an 8 –country survey of policy makers and opinion leaders. PLoS Negl Trop Dis 2013. 7(3):e2127

[iv] Jackson N. et al « Recent scientific and clinical advances in Sanofi Pasteur’s Dengue Vaccine Program » ASTMH 64th Annual Meeting October 25-29, 2015. Philadelphia, PA, USA.

[v] World Health Organization. Dengue and severe dengue. Factsheet No 117, updated April 2017. Available at: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs117/en/

[vi] World Health Organization. Dengue and sever dengue. Fact sheet no. 117 http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs117/en/ . Last accessed June 2017

[vii] Suaya, Jose et al. Cost of Dengue Cases in Eight Countries  in the Americas and Asia: A Prospective Study. Am. J. Trop. Med. Hyg., 80(5), 2009, pp.846-855

[viii] Seet RC, Quek AM, Lim EC. Post-infectious fatigue syndrome in dengue infection. J Clin Virol. 2007;38(1):1-6

[ix] García G, González N, Pérez AB, et al. Long term persistance of clinical symptoms in dengue-infected persons and its association with inmunological disorders. Int J Infect Dis. 2011;15(1):e38-43

[x] Tiga DC, Undurraga EA, Ramos-Castañeda J,  Martínez-Vega RA, Tschampl CA, Shepard DS. Persistent Symptoms of Dengue: Estimates of the incremental Disease and Economic Burden in Mexico. AM J Trop Med Hyg. 2016 May 4; 94 (5):1085-1089

[xi] 13 Shepard D. Undurraga E. Halasa Y. Stanaway J. The global economic burden of dengue: a systematic analysis. The Lancet 2016

[xii] Dengue and severe dengue. World Health Organization (WHO) Official website. http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs117/en/

[xiii] Coudeville, laurent, et al. Potential Impact of dengue vaccination: Insights from two large-scale phase III trials with a tetravalent dengue vaccine. Vaccine (2016) http://dx.doi.org/10.1016/j.vaccine2016.08.050